Recientemente, la Sala de lo Constitucional declaró improcedente una demanda de inconstitucionalidad interpuesta en contra del Decreto Legislativo No 71 del 16 de julio de 2009, mediante el cual se eligió a José Belarmino Jaime y Rodolgo Ernesto González Bonilla como magistrados de la Corte Suprema de Justicia y Sala de lo Constitucional. La Sala resolvió que tal presentación de inconstitucionalidad ya había sido rechazada anteriormente.

En dicho proceso se abstuvieron de conocer los magistrados titulares, y los sustituyeron los magistrados suplentes Francisco Eliseo Ortiz Ruiz y Sonia Dinora Barillas de Segovia.

En primer lugar, la sala analizó las condiciones que debe reunir toda pretensión de inconstitucionalidad, estableciendo que es necesario que exista una contradicción debidamente fundamentada entre la disposición o el acto y el contenido del parámetro de control. Cuando se plantea la existencia de un vicio de inconstitucionalidad sobre una elección de segundo grado, no debe basarse en afirmaciones subjetivas sino que es necesario analizar el procedimiento y el decreto en que se plasma la elección.

En este caso, los demandantes expresaron que existe un aparente vicio de inconstitucionalidad, al afirmar que la Asamblea Legislativa no contó con tiempo suficiente para analizar el perfil de los postulantes que resultaron electos, en vista que estos fueron agregados con posterioridad; asimismo afirman que los magistrados electos han cometido conductas notarias que los inhiben para optar a dicho cargo público. A pesar de tales alegaciones, no presentaron pruebas para fundamentar los mencionados motivos de inconstitucionalidad.

La sala razonó y determinó que es permitido por la Constitución y por el CNJ que se agreguen más candidatos para completar las ternas para realizar la elección, así como una pretensión de inconstitucionalidad no se puede fundamentar a partir de conjeturas realizadas por las partes.

Descargue aquí la resolución